martes, 17 de febrero de 2009

Dan Deacon - Bromst


Es frecuente, hoy por hoy, dar con propuestas psicodélicas, todas aquellas orientadas a evocar, en cierta forma, aquella corriente minoritaria surgida a mediados del siglo pasado. No fue accidental, claro está, que un movimiento contracultural que aún en la actualidad encuentra sus ecos, haya nacido, junto con otros de la misma índole, de entre yermos escombros y penosa desolación... La aridez legada por la segunda guerra mundial supo encontrar fertilidad en manos de muchos; con sobrados motivos, cuantiosos inconformistas tuvieron un atisbo de optimismo en medio de la devastación. Según sus filosofías fueron llamados románticos, punk's, hippies, bohemios o simplemente resentidos, pero en cualquier caso, quienes establecían semejantes términos para designar a las personas pertenecientes a diferentes minorías también han tenido y tienen sus propios distintivos: picaresca, cretina, chusma, morralla, gentuza, vulgo, rebaño, populacho, muchedumbre y tantos más…, que de sólo escucharlos comprendemos que no suenan como palabras que definan algo del todo bueno… Sin dudas, los que son muchos han estado, pese a todo, conformes con sus entornos sociales, culturales, políticos y demás, tanto en aquellos tiempos como en otros. De igual manera, podemos adivinar que al existir un total conformismo, no hay lugar para inquietudes de ningún tipo, y, por tanto, tampoco lo hay para el arte, pues el bienestar tiene como descendiente a la esterilidad, mientras que el descontento puede principiar alguna tendencia productiva, aunque sea en favor de aplacarlo...
Las diferentes formas de evasión también son, a todas luces, prácticas de denuncia; tanto las nuevas como las que aún se retroalimentan de viejas fórmulas, son la misma cosa. En la actualidad, ni tan siquiera es necesario nombrar algún posible motivo que pueda conducir a dichas manifestaciones, ya que son innumerables y harto conocidos por todos. En lo que afecta a esta Suite, es decir la música, pueden echar un vistazo a propuestas como: Eddie Vedder-Into The Wild, Nitin Sawhney-London Undersound, The Matthew Herbert Big Band-There's Me And There's You, Stereolab-Chemical Chords o The Miserable Rich-12 ways to count, por nombrar sólo algunas de las tantas que han pasado por aquí...
Seguramente se preguntarán… ¿a qué viene todo esto? Sí; todo viene a propósito de uno de los álbumes más esperados de comienzos de este año: Bromst, lo nuevo de Dan Deacon.
Este artista norteamericano ha elegido para escapar…, uno de los atajos más usados en estos días: el de la psicodelia. Y es que este sendero es mágico en su colorido y alegre en su ilusión; es sugestivo en su extravagante delineación, he invita a dejarse caer en los curiosos dominios de su demarcación... El reciente trabajo de Dan Deacon fue fraguado íntegramente en tierras sometidas a la utopía, y para ser apreciado se debe traer el impulso necesario para dar el salto cualitativo a semejante universo. Al igual que nos sucede cuando damos oídos a esa maravilla llamada Merriweather Post Pavilion, escuchando Bromst nos olvidamos hasta de nosotros mismos, y es que el álbum fue creado deliberadamente para que así suceda; fue creado como refugio apto para resguardarse de toda tempestad, o escudarse contra todo desencanto… Una fortificación cuyas sonoridades se encuentran a medio camino entre la música de Animal Collective y la de Casiotone For The Painfully Alone, así que no duden en llegar a ella…
Link in comment.



2 comentarios:

Gerardo.H dijo...

Link: http://rapidshare.com/files/199214294/D_D-B__2009_.rar

pAbLo dijo...

Tremendo disco, lo empecé a escuchar desde que vi este post hace unos 6 meses y aún no puedo parar.... cada tema suficiente como para desconectarse del día y el disco completo todo un viaje... los videos de Dan Deacon en Youtube dan una idea del personaje que es y de toda la energía y creatividad que desata en directo.
Gracias por el disco y felicitaciones por este excelente blog. Saludos y éxito.