miércoles, 27 de mayo de 2009

Emanative - Space


Emanative es el proyecto del inglés Nick Woodmansey, uno de los hijos del mítico baterista Michael Woodmansey, quien en los setenta se contó entre las filas de la banda Spiders from Mars, la cual, por entonces, fue partícipe de un magnífico proyecto de David Bowie. Todo parece indicar que Nick heredó el talento de su padre, cosa que quedó evidenciada en el año 2006 cuando el viejo Woodmansey se reunió con sus dos hijos, Nick y Dan, para llevar adelante el proyecto 3-D en medio de lo que fue, tal vez, una suerte de evocación de Spiders from Mars. De aquella parte a esta, Nick no ha permanecido de brazos cruzados, sino que, luego del éxito de 3-D, decidió llevar adelante su propia empresa: Emanative.
El año pasado nos llegó el sencillo Petite Planète, un pequeño pero sugerente avance de lo que Nick venía elucubrando en su mente. Habida cuenta de que sólo se trataba de un adelanto, igualmente la reseña supo encontrar repercusión en la crítica especializada, pues hasta el suizo más erudito en lo que a los sonidos negroides afecta, se dispuso a esperar sentado la llegada del álbum que, posteriormente, se habría de abrir con el mismísimo corte del single inicial que él mismo había destacado.
Habiendo dado su aceptación desde el principio Gilles Peterson, finalmente no pudo menos que anunciar que Space, reciente debut de Emanative, se suma a sus favoritos de este año. ¿Pero cómo consiguió Nick ganarse los elogios del implacable Peterson nada más empezar? La verdad es que su álbum primero no fue cosa suya solamente, sino producto de la confluencia de Liz Elensky y Deborah Jordan (vocales y coros), Neville Malcolm (bajo y coros), Jessica Lauren (rhodes, piano y sintetizadores análogos), Ben Hadwen (saxofón, flauta, bajo y clarinete) y, por supuesto, Nick Woodmansey (batería, samples y producción). De semejante pluralidad de talentos entrelazados en forma de banda nació Space, un compendio de catorce agraciadas piezas presentadas en clave nu-jazz; un nu-jazz casi del todo orgánico en el que, por una parte, predomina la marcada sensualidad aportada por las herramientas de viento, y, por la otra, prevalece cierta carga de psicodelia manifestada muy pero muy sutilmente... Petite Planète es la pista que con sus tímidas insinuaciones cosmic-spaceways marca la pauta a seguir desde el comienzo mismo, y si bien a poco tardar damos con algunos cortes que de manera excelente suman ciertas dosis de funk a la ya declarada propuesta de tipo espacial, el esquema no se arruina, sino que, en cambio, se enriquece sobremanera. En definitiva…, el álbum es justamente lo que indica su título, es decir, un fragmento de espacio perdido en esta tierra, ó, más bien, una huida hacia la bóveda celeste… que no en vano la agudeza de la psicodelia bosqueja para nosotros, a lo largo de todo el disco, los principales rasgos del firmamento, un abismo de luces brillantes que se nos hace onírico a más no dar…
Link in comment.




5 comentarios:

Gerardo.H dijo...

Link: http://rapidshare.com/files/237996422/E-S.rar

Anónimo dijo...

gracias!

Gerardo.H dijo...

;)

CitriC dijo...

Hola! Hace rato que no pasaba, excelente placa... gracias por las reseñas.

Gerardo.H dijo...

:)